viernes, enero 04, 2008

Humberto Acosta escribió... (II)

Expresada en bolívares, la nómina de los Leones del Caracas es la más elevada de toda la Liga Venezolana de Beisbol Profesional. Si esa expresión es directamente proporcional al talento de sus jugadores, los Leones tendrían una considerable posibilidad de éxito. La historia así lo demuestra. En las mayores, los Yanquis de Nueva York es el conjunto con más títulos acumulados. En la liga de fútbol de España, más de las tres cuartas partes de las coronas disputadas se encuentran en las vitrinas del Real Madrid y del Barcelona. No hay un indicio de casualidad en ello. Sin embargo, existe un porcentaje menor de opciones que no permite que siempre los más ricos se lleven el trofeo principal. Una proporción que se halla en la naturaleza del juego. Así que muy de vez en cuando, escuadras como los Tiburones de La Guaira se convierten en el obstáculo que le impide al Caracas, al menos avanzar a las semifinales como acaba de ocurrir en la temporada 2007-2008. COMO SE SABE, los Leones concluyeron la ronda eliminatoria con balance de 29-34. Estoy convencido que el descalabro del Caracas en buena medida tuvo que ver con una serie de factores "extra terreno" que en los últimos tiempos influyen de forma cada vez más decisiva sobre el beisbol local. Circunstancias derivadas del considerable dinero que hoy en día ganan unos cuantos peloteros y de su relación con las organizaciones que poseen sus contratos en el exterior. Para ser más explícito pondré ejemplos puntuales. Alex Cabrera jugó su primer juego con los Leones el 10 de noviembre. Habían transcurrido 24 desafíos y el Caracas tenía marca de 8-16. ¿Recuerdan el despliegue mediático ofrecido por la llegada del toletero desde Pastora de los Llanos a cambio de 3 peloteros? La directiva exaltó el arribo de un cuarto bate genuino y Cabrera destacó su interés por romper la añeja marca de 20 vuelacercas de Baudilio Díaz. ¿Por qué esperó tanto tiempo para incorporarse? SIETE LANZADORES DEL Caracas arribaron este año a las mayores. Cuatro no estuvieron siquiera en el roster: Mauro Zárate, Harvey García, Armando Galarraga y Franklin Morales. Los otros tres son Juan Carlos Gutiérrez, José Ascanio y Rómulo Sánchez. Gutiérrez, el único abridor del trío, no lanzó hasta el 10 de diciembre y su primera apertura la hizo el 19. Ese mismo día, el Caracas comenzó una serie de cinco partidos entre Maracaibo y Margarita. En ninguno contó con Franklin Gutiérrez y en dos no estuvo José Castillo. Gutiérrez recibió un permiso, que estaba en su contrato, para contraer matrimonio. Castillo viajó a Miami para firmar un pacto con los Marlins de Florida. Sin la pareja, Caracas ganó tres y perdió dos.

¿PODÍAN los Leones evitar todas esas deserciones? No. ¿Se imaginan a Alex Rodríguez diciéndole a los Yanquis que no jugará durante la primera quincena de septiembre porque tiene que atender un compromiso con una firma de la cual es imagen? El punto no son los compromisos de Cabrera, Gutiérrez y Castillo, o las prohibiciones. El punto es que el Caracas no podía oponerse. ¿Cómo decirles que no? O mejor, cómo no aceptar las condiciones expuestas a la hora de firmar aun en perjuicio del conjunto. Imposible. Pero eso no es todo. Los Leones no sólo fueron víctimas de su propio éxito como organización que descubre y firma peloteros talentosos que luego no puede disfrutar en cien por ciento sus posibilidades. Hubo otras razones que precipitaron la eliminación y de las que escribiremos mañana en la que será la tercera y última entrega de esta historia. Sobre todo el tan vilipendiado manager Carlos Hernández.

cortesía Diario El Nacional

6 comentarios:

Manuel Tortolero dijo...

Respeto mucho a Humberto Acosta y espero que en su columna de mañana diga algunas otras causas que sospechamos fueron causales de la pesima temporada del Caracas.
Sin embargo vale acotar lo siguiente: asi como el Caracas puede que tenga la nomina "en bolivares" mas abultada (algo me dice que esa frase es para lavarse las manos de los que les pagan en dolares) tambien hay que decir que juegan en el estadio de mayor capacidad y que no seria facil deducir son el equipo de mayor fortaleza economica gracias a sus vinculos al grupo Cisneros por lo cual obligan a tomar Coca Cola y Regional en los juegos de los Leones asi como las ventas mas exitosas de souvenirs. En otras palabras la capacidad economica la tienen.
Y de alli que uno se pregunte como es posible que los importados de posicion del Caracas (Peter Ramos, Loedentahl y Quincey Foster) sean de una categoria tan baja? Quitando a Alex Cabrera, los salarios de Henry Blanco, Marco Scutaro y Jose Castillo son tan superiores a los de Hidalgo, Alfonzo y Tomas Perez en el Magallanes? Se puede creer que novatos como Lison, quien jugo de titular la mitad de la tenporada, no es similar al establecido por la liga? Cuanto costo Hideo Nomo porque por la cantidad de inings que lanzo mas bien debio haber devuelto el dinero? Cuanto le asigno Cadivi para el pago de nomina?
Hay muchas causas que conciernen al juego mas el performance gerencial me parece pobrisimo, desde la planificacion de la temporada hasta las decisiones tomadas ya estando la temporada en marcha (con la excepcion del robo de Carlos Maldonado a Caribes, movida brillante).
Lo importante de escudriñar en el sucio es que los dueños del equipo aprendan a ubicar cada prioridad en el nivel de importacia que merece y no lo que a todas luces parece una exitosisima operacion mercantil con un pobre gerencia deportiva.

Alejandro Alvarado dijo...

Estimado Manuel,

Peeter Ramos no es importado, es tan venezolano como la arepa!

Manuel Tortolero dijo...

Estimado Alejandro,
gracias por la aclaracion.
Este Peeter Alexander Ramos es el jugador listado en la temporada 2006-2007 como Alejandro Ramos en el mismo roster de los Leones o es otra arepa del mismo saco?
De todos modos lo unico que cambia es que en vez de dolares este es otro sueldo minimo de esa nomina.

PANCHO dijo...

BUENO POR AHY LEY QUE LOS CULPABLES DEL FRACASO SOMOS NOSOTROS POR RECLAMAR EN EL ESTADIO, QUE LOS JUGADORES SE PONIAN NERVIOSOS....

ESTOS ANALISIS SON BUENOS PERO DEBEN ENFOCARSE TAMBIEN EN EL FRACASO DE PRIETO EN LA SELECCION DE IMPORTACION Y QUE SOLO TRAJO PITCHERS Y MALOS, QUE DE PASO LO VIENE HACIENDO POR VARIOS AÑOS..

VEREMOS QUE DICE DE HERNANDEZ SI LE JALA O SE PONE CRITICO COMO DEBE SER PARA QUE HAYA CAMBIOS.

leon llanero dijo...

bueno hermanos caraquistas el mal ya esta hecho, apesar de la mala importacion y otros factores que influyeron en el mal desempeño del equipo versión 2007-2008. el club estuvo apunto de lograr la clasificación, lo cual quiere decir que con una mejor gernecia y un poco mas de experiencia del carlos hernandez; pronto seremos el equipo batallador de siempre. Todos esos elementos positivos señalados por Fernando Arreaza, nos pueden poner a soñar a corto plazo si se combina con una importacion de mayor calidad.
por otra parte han estado muy reflexivos todos los comentarios, de los cuales estoy muy de acuerdo con la mayoria de ellos.
caraquista o muerte... volveremos!!!
jhonny torrealba granllanero@hotmail.com

El-Yoni dijo...

Creo que es fundamental olvidarse de los grandeligas. Si vienen a jugar, bienvenidos, pero no se puede planificar una temporada esperando a que lleguen Cabrera, Scutaro, Franklin Gutiérrez, José Castillo, Tony Armas, JC Gutiérrez y compañía.
En mi opinión, el Caracas tiene una base criolla decente como para afrontar octubre y noviembre sin tantos contratiempos, solo que debe ser complementada por una importación equilibrada y acorde con las necesidades.
Desde un principio, fue un error haber traido 7 pitchers importados y solo un jugador de posición. Los recambios no sirvieron para nada salvo la honrosa excepción de Brian Slocum, que encima vino a pitchar pocos juegos. Otro que tal vez salva de la quema es Eric Cyr. Lo de Hideo Nomo no tiene nombre, o sí: falta de respeto a la divisa y al aficionado que se abona, paga su entrada o que sigue al equipo de la forma que sea.
Los que tienen que dar la cara están escurriendo el bulto. Ariel Pratt sale a decir con su cara muy lavada que los fanáticos tuvimos responsabilidad en la debacle porque los pitamos y les metimos presión.
El otro (Carlos Hernández) tiene el descaro de decir que el "saldo es positivo". Me imagino que se refiere al saldo de su cuenta corriente, porque de otra forma no se de qué habla.
Y por último, Prieto Párraga no ha dicho ni "esta boca es mía".
No se, pero si no hay cambios radicales en la gerencia y dirección técnica, tal vez sea muy complicado salir de este agujero, lo que sería una lástima porque hay talento para ganar.